Reseñas

Historia de la infancia

He releído este libro muchas veces y cada vez me ha provocado el mismo asombro, la misma perturbación. Fue publicado en 1974 y lo compré, si mal no recuerdo, a fines de los años 80, sin tener antecedentes de la obra ni del autor. Estaba editado por Alianza Editorial en su serie de bolsillo. Eran los tiempos en que había iniciado mi consagración a la causa de los derechos de los niños y niñas, en el umbral de la aprobación de la Convención Internacional en las Naciones Unidas. El título me dio curiosidad. Yo había disfrutado mucho en la universidad de mis cursos de historia universal y también los que, por entonces, dictaba Heraclio Bonilla sobre historia del Perú, pero ¿acaso había también una historia sobre la infancia? Como dice María Inés Bringiotti, la infancia, la mujer, la familia, la vida privada, solían ser vistos como temas menores en los estudios históricos. Aún no había descubierto a Foucault y no sabía que la cultura podía ser objeto digno de una biografía,

Ahora bien, deMause y los demás investigadores que lo acompañaron en este proyecto con ensayos diversos, no daban cuenta solo de ideas y su devenir a lo largo del tiempo. Nos relataban hechos y prácticas repugnantes que reflejaban y al mismo tiempo alimentaban las más oscuras creencias acerca de la infancia a lo largo de la historia humana. «Los historiadores se han centrado tanto en el ruidoso escenario de la historia, con sus fantásticos castillos y sus grandes batallas, que por lo general no han prestado atención a lo que sucedía en los hogares y en el patio de recreo. Y mientras los historiadores suelen buscar en las batallas de ayer las causas de las de hoy, nosotros en cambio nos preguntamos cómo crea cada generación de padres e hijos los problemas que después se plantean en la vida pública». He citado esta frase de deMause miles de veces, pues levantaron tienda en mi cabeza y terminaron invirtiendo mi visión de la vida.

En efecto, niños abandonados, sodomizados, abusados, intercambiados, ofrecidos como pago de deudas, dopados con opio para que duerman durante largas horas en el día, golpeados, torturados, aterrorizados, humillados o simplemente asesinados, en el marco de relaciones paterno-filiales que hoy diríamos, deberían estar naturalmente caracterizadas por la protección y el cuidado, como ocurre entre los propios animales, han venido imprimiendo un sello al carácter de generaciones tras generaciones de seres humanos durante distintas épocas. Generaciones que, tiempo después, al mando de sus sociedades, terminaron normalizando el abuso y el horror para su propia complacencia. Más aún, terminaron normalizando la indiferencia ante la suerte de niños y niñas, por el simple hecho de formar parte de la esfera privada de la vida social.

Los diez ensayos que componen este libro comprenden el escrito por De Mause, «La evolución de la infancia», que encabeza la obra y en el que explica la trayectoria de los comportamientos paterno filiales en distintas épocas históricas. Luego vendrá el de Richard B. y Lyman, Jr. que relata los cambios acontecidos bajo la égida de las religiones desde los tiempos romanos hasta la Edad Media; el de Mary Martin McLaughlin, que relata la experiencia de padres e hijos en los siglos IX al XIII; el de James Bruce Ross, que da cuenta de lo corrido al interior de la clase media italiana urbana entre los siglos XIV al XVII; el de M. J. Tucker, que narra lo ocurrido con la infancia en Inglaterra durante los siglos XV y XVI; el de Elisabeth Writh, que relata las prácticas de crianza en la Francia del siglo XVII; el de Joseph E. Illick, también sobre sobre la crianza de los niños, pero en Inglaterra y América del Norte durante el siglo XVII: el de John F. Walzer, que ilustra lo ocurrido con la infancia en América del Norte durante el siglo XVIII; el de Patrick P. Dunn, que nos habla sobre la infancia en la Rusia Imperial; y, finalmente, el de Priscilla Robertson, que narra lo ocurrido con la infancia en la clase media del siglo XIX.

Este es otro de los libros que podríamos considerar imprescindibles y al que debo, como muchos, parte de mis raíces.

Lima, 23 de julio de 2020

Impactos: 89

Total Page Visits: 316 - Today Page Visits: 1
Foto del avatar

Soy docente, estudié la carrera en la Pontificia Universidad Católica del Perú; una maestría en Política Educativa en la Universidad Alberto Hurtado (Chile); y una maestría en Educación con mención en Políticas Educativas y Gestión Pública en la Universidad Antonio Ruíz de Montoya (Perú). Hice también posgrados en Terapia Familiar Sistémica (IFASIL), en Periodismo Narrativo y Escritura Creativa en la Universidad Portátil (Buenos Aires). Soy actualmente profesor principal en el Innova Teaching School (ITS) y Director de la revista virtual Educacción. Soy coautor de tres libros de cuentos: «Nueve mujeres peligrosas y un hombre valiente», «Relatos valientes de mentes peligrosas» y «Veintitrés mundos: Antología valiente de relatos peligrosos». He publicado recientemente el libro de cuentos «Amapolas en el jardín» (2022).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *