Políticas

El presidente y la educación

Ha dicho el presidente Alan García, en su último discurso a la nación, que ha reformado la educación y la ha convertido en un instrumento de igualdad y justicia social. Ha dicho además que esta reforma es el fundamento de la “reforma del alma” dirigida a eliminar el odio en el espíritu de los peruanos. Paradójicamente, cuando la prensa le pregunta al presidente por qué no dijo nada sobre las muertes recurrentes de niños en el altiplano a consecuencia del frío, respondió con enojo que tampoco habló del matrimonio entre homosexuales. Peor aún, cuando se le recordó las observaciones de algunos sectores a otros vacíos graves de su mensaje, respondió con desdén que quienes lo critican son unos resentidos y acomplejados. Todo parece indicar que la “reforma del alma” necesita empezar por casa.

Como evidencias de la reforma que dice haber realizado, el Presidente habló, por ejemplo, de las mejoras en el rendimiento escolar en comprensión lectora. Recordó que entre el año 2007 y el 2009 el número de alumnos que comprenden lo leído subió de 15%  a 23%, señalando con optimismo que el año 2011 “seguramente alcanzaremos al 27%” y que el 2016 hasta se podría duplicar esta cifra e igualar el nivel internacional. También dio cuenta de 133 mil docentes capacitados “en el dictado de cursos” a un costo de 206 millones de soles; y de 40 millones de textos y 12 mil televisores distribuidos a las escuelas.

Las cifras siempre impresionan a un auditorio desinformado y se suelen utilizar justamente para generar una sensación de efectividad. El mérito de una política pública, sin embargo, no se juzga por sólo por su cobertura sino por su calidad y sus resultados. Desconozco, por ejemplo, si el presidente ha sido informado que el país no cuenta con el número suficiente de formadores de maestros con la solvencia profesional necesaria para garantizar una capacitación de calidad a gran escala, dato que consta en un contundente informe técnico del Ministerio de Economía. Hugo Díaz, un destacado experto en temas educativos, estimó hace algún tiempo en no más de 30 mil la cifra de docentes que podrían recibir una capacitación seria, advirtiendo que más allá de ese límite nada no se podía garantizar. El presidente dice que se ha capacitado casi cinco veces esa cifra.

En cuanto al número de materiales educativos distribuidos, habría que recodar que el estado peruano sostiene, meritoriamente, una política de abastecimiento de insumos básicos a las escuelas desde 1997. Catorce años después, no se conoce una sola evaluación de su impacto en la calidad de las prácticas de los maestros ni en los aprendizajes. Que se sepa, el Ministerio de Educación ni siquiera recoge información sobre el uso de estos recursos, sobre su pertinencia a los diferentes contextos en los que se utiliza, sobre su aceptación por parte de los estudiantes ni sobre su real influencia en la mejora de sus rendimientos. Estudios independientes muestran más bien que estos materiales no se usan o se usan poco y mal.

En ese contexto, cabe preguntarse qué sustento tienen los pronósticos entusiastas del Presidente en cuanto al progreso sostenido y creciente en comprensión lectora de los estudiantes peruanos. Cuatro evaluaciones censales consecutivas, sumadas al discurso amenazante de la autoridad, han puesto al docente en estado de alerta pues han entrado a su aula a evaluar a sus alumnos, implicándolo personalmente. Sin embargo, la mayor atención puesta en los logros en lectura y matemática tiene un límite, si los maestros no disponen de oportunidades serias para aumentar sus competencias de manera efectiva ni de herramientas de comprobada eficacia.

Espero no más que estas modestas reflexiones no me hagan objeto de la “reforma del alma” del presidente.

Luis Guerrero Ortiz
Publicado en El río de Parménides
Difundido por la Coordinadora Nacional de Radio (CNR)
Fotografía (c) Peru21.pe
Lima, viernes 06 de de agosto de 2010

Impactos: 28

Total Page Visits: 199 - Today Page Visits: 1
Foto del avatar

Soy docente, estudié la carrera en la Pontificia Universidad Católica del Perú; una maestría en Política Educativa en la Universidad Alberto Hurtado (Chile); y una maestría en Educación con mención en Políticas Educativas y Gestión Pública en la Universidad Antonio Ruíz de Montoya (Perú). Hice también posgrados en Terapia Familiar Sistémica (IFASIL), en Periodismo Narrativo y Escritura Creativa en la Universidad Portátil (Buenos Aires). Soy actualmente profesor principal en el Innova Teaching School (ITS) y Director de la revista virtual Educacción. Soy coautor de tres libros de cuentos: «Nueve mujeres peligrosas y un hombre valiente», «Relatos valientes de mentes peligrosas» y «Veintitrés mundos: Antología valiente de relatos peligrosos». He publicado recientemente el libro de cuentos «Amapolas en el jardín» (2022).

3 Comments

  • Mirna Loy

    Debemos de agregar también la interrogante sobre la Descentralización Educativa, de los denodados esfuerzos de los gobiernos locales por mejorar las condiciones educativas en sus comunidades y como el gobierno central les da la espalda.

  • Jaime Montes

    ¿ logros en lectura y matemática ?
    Como parte de un focus group – parte de una investigación que realizo – me reuní con algunos integrantes de los equipos técnicos regionales del PELA de Cajamarca, Ancash, Pasco, Junín y Huánuco antes de su viaje a Arequipa, que en estos días se reúnen a nivel nacional..Escucharlos fue devastador… ¿cómo es posible gastar tanto en un programa que evidentemente es un fracaso total?. .. la realidad de los acompañantes es deprimente y desolador…la corrupción es generalizada, no existe ni por asomo un sistema real de seguimiento o evaluación de impacto en el aprendizaje, de manera que evaluando el discurso presidencial puedo decir que es el caso típico del politiquero que utiliza datos cuantitativos para maquillar la desgracia cualitativa.

  • nico

    Nicolás Knutzen dijo…

    Nuestro presidente tendra muchos deseos de transformar nuestro pueblo con su buena oratoria y sus anuncios triunfalistas, pero es iluso y soberbio en creer que él puede transformar el alma de un pueblo resentido por falta de oportunidades equitativas. La soberbia es su talón de Aquiles y es tal vez lo que hara que pierda la confianza que aún el pueblo le tiene, él jamas podra reformar el alma de un pueblo está fuera de su alcance y poder y mucho menos con los aportes y cambios que el gobierno a promovido.
    El gobierno es una estructura macro, compleja y burocrática tratando de justificar a nuestro presidente podría pensar que esta muy mal informado en un tema tan importante y trascendental como es la educación, pilar de cualquier país, debió de informarse antes de declarar con tanta pompa sus avances como es el sunto de las capacitaciones o implementaciones o mejoras en el rendimiento escolar, es triste y decepciona, pues creo que lo que me toca como docente después de escucharlo es seguir luchando por una educación de igualdades y oportunidades, tenemos esa oportunidad en el día a día en nuestras aulas con nuestros alumnos aprovachemosla por un país mejor.

    Saludos Lucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *