Poemas

Balance de pérdidas

Esperar es como soñar despierto
Aristóteles

Extravié una vez un viernes por la noche,
lo dejé olvidado quizás sobre la mesa.
No es que se haya refundido su recuerdo,
sucede nada más que ya no existe.
Sólo dejó un rastro,
apenas una imagen tenue e invisible a la que el tiempo robará el color.

Perdí también la tarde de aquel viernes,
melancólica, afanosa, como ninguna en su prisa y su ansiedad.
No sé dónde ni cómo, pero ya no está.
Desapareció también el camino de regreso.
Ya no hay forma de volver.

Sólo conservo ahora la mañana de aquel día, insípida y opaca, que nadie se llevó.
Extravié aquel viernes, como el rumor del jueves al atardecer,
como el crepúsculo de otoño en aquel café de esa ciudad extraña,
ahogada ahora bajo una lluvia gris.

Se extinguió todo eso en mi retina.
No hay gente, no hay cielo ni rubor, no hay risas ni promesas.
Sólo esta pared blanca conservada en alguna región de mi cerebro con dibujos de grotescas formas.
Pero la sombra de aquel perro no es el perro de ese viernes,
ni aquellas manchas blancas las nubes angustiosas de la espera.
Todo se ha ido.

Ni el canto de este viento fragoroso susurrándome al oído,
ni el asombro de hoy, ni el queso de ayer, ni el abrazo fugaz de esta mañana,
ni el ruido inexplicable de ese tren en mi ventana.
Nada se ha quedado en la retina,
todo se volvió un recuerdo ahora deleznable
que el tiempo enterrará sin preguntarnos nada.

Voy a quedarme parado unos instantes, aquí, junto a esta puerta, la misma de esa noche.
Como si estuviera abierta.
Voy a quedarme inmóvil un segundo a esperar que el viento, el piadoso viento,
se lleve lo que traigo puesto, mis ojos, mis manos, mi teléfono,
los viernes que aún me quedan, mis insomnios,
hasta que no quede nada que el olvido me pueda arrebatar,
convirtiendo la verdad de cada instante en una borrosa galería de sombras,
con disimulada misericordia.

Lima, 23 de enero de 2012

Impactos: 9

Total Page Visits: 202 - Today Page Visits: 1
Foto del avatar

Soy docente, estudié la carrera en la Pontificia Universidad Católica del Perú; una maestría en Política Educativa en la Universidad Alberto Hurtado (Chile); y una maestría en Educación con mención en Políticas Educativas y Gestión Pública en la Universidad Antonio Ruíz de Montoya (Perú). Hice también posgrados en Terapia Familiar Sistémica (IFASIL), en Periodismo Narrativo y Escritura Creativa en la Universidad Portátil (Buenos Aires). Soy actualmente profesor principal en el Innova Teaching School (ITS) y Director de la revista virtual Educacción. Soy coautor de tres libros de cuentos: «Nueve mujeres peligrosas y un hombre valiente», «Relatos valientes de mentes peligrosas» y «Veintitrés mundos: Antología valiente de relatos peligrosos». He publicado recientemente el libro de cuentos «Amapolas en el jardín» (2022).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *