• Convivencia,  Escuela

    El padrino va a la escuela

    Las cuatro niñas decidieron faltar a clases ese día. No era su primera vez, había experiencias previas que les hacían sentir cierta seguridad de no ser descubiertas. No eran del grupo de las «niñas malas», que se escapaban a veces para adentrarse en el mundo oculto detrás de los espejos. Eran tan sólo cuatro adolescentes principiantes que gustaban de vez en cuando disfrutar de algunas «frugales transgresiones», como diría Benedetti, en la aún borrosa certeza de que se crece «solamente en la osadía». No obstante, las pescaron y las cuatro fueron a parar a la dirección del colegio. Impactos: 1075

  • Convivencia

    Apartheid en las escuelas

    ¿Puede una escuela prestigiada por sus buenos resultados académicos esconder oscuras prácticas de discriminación y maltrato a sus estudiantes? ¿Puede emplearse impunemente el castigo físico y el amedrentamiento sistemático como estrategia siniestra para lograr mejores aprendizajes, sin que nadie lo advierta o reaccione? ¿Pueden los niños y adolescentes de un centro educativo ser víctimas recurrentes de humillaciones y hostigamientos sin sentir indignación ni rechazo sino más bien culpa y vergüenza? Impactos: 44

  • Convivencia

    Pues llevamos en el alma cicatrices ¿imposibles de borrar?

    «Los historiadores se han centrado tanto en el ruidoso escenario de la historia, con sus fantásticos castillos y sus grandes batallas, que por lo general no han prestado atención a lo que sucedía en los hogares y en el patio de recreo. Y mientras los historiadores suelen buscar en las batallas de ayer las causas de las de hoy, nosotros en cambio nos preguntamos cómo cada generación de padres e hijos crea los problemas que después se plantean en la vida pública». Estas fueron las palabras con que Lloyd deMause introduce a la lectura de su célebre «Historia de la Infancia», publicada en 1973 como resultado de una larga y…