• Pedagogía,  Políticas

    Cerrado por inventario

    En su «Testamento de Miércoles», así se llamaba el poema, el querido escritor uruguayo Mario Benedetti hizo un primer inventario de los bienes que quería dejar como legado. Anotó en su lista, por ejemplo, los suburbios de una idea, el tríptico de espejos de su mayor agrado, el mar al alcance de su mano, sus cóleras por orden alfabético, los crujidos de sus viejas bisagras, una tajada de sombra y un curioso estado de ánimo, que por entonces no sabía si era inocencia, estupidez malsana o alegría. Hombre sabio, entendía perfectamente que si no hacía el recuento previo de ideas, sensaciones, recuerdos y emociones, no podía producir literatura. Tanta sensatez,…