• Políticas

    A más materiales escolares ¿más reforma?

    Cuando Gabriel García Márquez escribió prolijamente la historia de los Buendía, aquella familia que estuvo condenada a vivir cien años de soledad, no imaginó que la voluminosa edición de lujo de su novela, encuadernada con pasta dura y en formato grande, iba a ser utilizada por Ernesto como una eficiente tranca para la puerta de su dormitorio, la que por alguna extraña razón tendía a cerrarse sola. Sólo años después de recibir este valioso obsequio y por motivos bastante ajenos al libro mismo, le nacería un repentina curiosidad por empezar a leerlo. En realidad, bastante parecido suele ser el destino de las cosas que recibimos sin comprender su valor ni…