Cuentos

Una galleta en las escaleras

Maldita sea, el autobús ya está aquí y ¡todavía estás dormido!
—Un toque, ahorita me levanto, ya estoy despierto.
—Pero sigues durmiendo baboso, ¡abre los ojos!
—No comer, durante mucho tiempo…
—Qué hablas, idiota. Bueno, friégate, quédate si quieres, yo bajo.

Qué pesado es este imbécil, estaba soñando. El accidente… carajo, qué terrible, no sé cómo pasó. Demoraron una eternidad en encontrarnos. Moría de hambre y de frío. El bombero me puso una frazada encima y me iba a dar galletas. Puta, qué felicidad llevarse algo a la boca. No sé cuánto tiempo estuve allí, horas o días, no lo sé, pero moría de hambre. Y este idiota me despierta en lo mejor. Si sigo con los ojos cerrados tal vez el sueño continue, a veces pasa, a lo mejor sigue…

Carajo, ¡el bus!, ¡me va a dejar! Y este idiota se fue…

Bueno, a lo práctico, con este mismo buzo de dormir puedo bajar, no se ve mal, total, estamos entre patas, me lavo la cara, agarro mi mochila y bajo. Ya me ducho más tarde. Dónde dejé mi celular. Ah sí, en el baño. Aquí está. Carajo, huele a trago, está todo chorreado. Bueno, le mandaré un mensaje a este huevón, que me esperen.

Este ascensor de porquería. No se mueve del piso uno. Solo falta que esté averiado, justo ahora. Uso las escaleras mejor. Mierda, qué joda. No debimos madrugar anoche. Me duele la cabeza. Hubiera preferido quedarme a seguir durmiendo. A este baboso no le afecta el trago, se ha levantado temprano, ya estaba listo el idiota. Puta, es que tomar sin comer es una vaina, no hay que hacer eso de nuevo. Pero no había ni galletas, nos habíamos volado todo el frío bar, que tampoco tenía mucho y qué flojera salir a comprar de noche, con este frío de mierda.

Al fin, piso uno, nunca he bajo seis pisos corriendo. Qué agitación carajo. Ahí está el bus todavía, menos mal. ¡Hey, espérenme! ¡Espérenme! Ya estaba arrancando el maldito. ¡Hola, abra la puerta por favor señor! Uf, ya, gracias, gracias. ¡Hola, hola, buenos días! Ah ahí estás, al fondo. Me guardó asiento, que buen amigo es este, después de todo.

—Hasta qué hora pensabas dormir oye, ya nos íbamos.
—Ya estaba levantándome, eres un pesado. Me muero de hambre.
—Dicen que el desayuno es bufet y que parece almuerzo.
—Puta, yo quiero eso. Amanecí muerto de hambre.
—Nos hemos chupado tres botellas de pisco huevón, y encima le metiste ron.
—Sí carajo, antes hacía eso y normal, pero los años pesan.
—El restaurante está arriba del cerrito, ojalá no te marees de tanta vuelta.
—Más de lo que estoy, imposible.
—Qué cuesta tan empinada esta.
—Así es aquí, estamos en medio de los cerros.
—¿Qué hace este chofer? Mira por dónde quiere pasar…
—¡Carajo! se está resbalando el carro, nos jodimos, ¡agárrate fuerte!

****

Te he dicho que quiero dormir, déjame. Un rato más y me levanto. Si no, vete, vete nomás, tomo un taxi y los alcanzo después. Solo un ratito más, déjame dormir, déjame dormir. Me iban a dar una galleta y justo me despiertas. Muero de hambre. Hace frío huevón.

—Horacio, no te muevas, quédate ahí, ya viene la ambulancia.
—¿Ambulancia? Qué hablas oye.
—Te caíste bajando la escalera Horacio, perdiste el conocimiento.
—¿Qué hablas oye? Estás borracho…
—Abre los ojos, no puedes dormirte. Y por favor no te muevas.

Lima, 01 de noviembre de 2022

Impactos: 55

Total Page Visits: 1126 - Today Page Visits: 2
Foto del avatar

Soy docente, estudié la carrera en la Pontificia Universidad Católica del Perú; una maestría en Política Educativa en la Universidad Alberto Hurtado (Chile); y una maestría en Educación con mención en Políticas Educativas y Gestión Pública en la Universidad Antonio Ruíz de Montoya (Perú). Hice también posgrados en Terapia Familiar Sistémica (IFASIL), en Periodismo Narrativo y Escritura Creativa en la Universidad Portátil (Buenos Aires). Soy actualmente profesor principal en el Innova Teaching School (ITS) y Director de la revista virtual Educacción. Soy coautor de tres libros de cuentos: «Nueve mujeres peligrosas y un hombre valiente», «Relatos valientes de mentes peligrosas» y «Veintitrés mundos: Antología valiente de relatos peligrosos». He publicado recientemente el libro de cuentos «Amapolas en el jardín» (2022).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *