Convivencia

Ventanas rotas en el salón de clases

Se viene hablando del tema desde hace más 30 años, pero ha sido para mí todo un descubrimiento. Se trata de la teoría de las ventanas rotas. Resulta que en 1969 se abandonó un auto, sin placa y con las puertas sin asegurar, en una calle del Bronx, uno de los barrios más conflictivos de la ciudad de Nueva York. Minutos después la gente empezó a robarse varias partes del automóvil y en pocos días no quedó casi nada de él. Otro carro idéntico al del Bronx y en iguales condiciones, fue abandonado también en un barrio rico de Palo Alto, California, sin que nada pasara con el transcurrir de los días. Hasta que a Phillip Zimbardo, el psicólogo social autor de este experimento, se le ocurrió golpearlo con un martillo y romperle las ventanas. Suficiente. En pocas horas, este auto perdió el invicto y fue objeto de feroz vandalismo.

Basándose en esta experiencia, James Wilson y George Kelling publicaron un artículo en 1982 llamado Ventanas Rotas, donde explican cómo, en cualquier escenario social, las pequeñas dificultades que no se afrontan ni resuelven a tiempo, pueden llegar a convertirse en problemas mayores. Si la ventana no se repara de inmediato, la probabilidad de que alguien se anime a romper unas cuantas ventanas más se hará mucho mayor. Si la norma se ignora una vez sin que nada pase, puede entonces transgredirse siempre.

Traslademos esta reflexión a otros ámbitos de la vida. Si un estudiante mortifica a otro por su manera de hablar sin que nadie lo detenga, su hostigamiento puede ir escalando hasta llegar a la agresión física. Si el profesor se burla de los alumnos que se equivocan o se atreven a opinar diferente, sin que nadie lo frene, su conducta se volverá un hábito. Si una adolescente se anima a hacerle una confidencia a su madre y recibe una feroz censura como respuesta, la confianza puede ir disminuyendo hasta arruinarse. Si usted es humillado por alguien con quien tiene un vínculo laboral o afectivo y no reacciona con energía, la vejación continuará y hasta podría trascender al ámbito público. Las ventanas, entonces, pueden romperse en un edificio tanto como en la vida interior de las personas y en la calidad de sus vínculos. Y el efecto es el mismo.

¿Son nuestras escuelas públicas edificios con ventanas rotas? ¿Lo son las relaciones habituales entre maestros y alumnos? ¿Lo son las relaciones entre escuela y familias? ¿Lo son también las relaciones entre padres e hijos? En todos estos casos, la respuesta pasa por averiguar cuáles son los límites, quiénes los ponen, cómo se hacen respetar y qué seguridades hay de que el simple, saludable y necesario hecho de trazar la cancha no traerá consecuencias peores a quienes cometan esa osadía. Porque un mundo sin reglas le es más ventajoso a quien tiene la fuerza para imponerlas, ignorarlas, pisotearlas o cambiarlas cuando desee, según su conveniencia.

Justamente, en un mundo plagado de adultos y hecho a su medida, los estudiantes -niños y adolescentes al fin y al cabo- no son los que trazan las fronteras entre lo permisible y lo no permisible. Por tanto, son invadidos y faltados en su intimidad y sus sentimientos, en especial las mujeres, cuantas veces sus padres o sus maestros lo crean necesario. Aunque la investigación le concede mucho peso a favor de los aprendizajes, la calidad del llamado clima escolar, que alude a la calidad de las relaciones humanas y a la posibilidad de sentirse acogido, entendido y respetado en las escuelas, sigue siendo un desafío de segundo orden para la política educativa. Y lo seguirá siendo, hasta que los estudiantes hagan sentir su voz y acumulen la fuerza necesaria para decir basta.

Luis Guerrero Ortiz
Publicado en El río de Parménides
Difundido por la Coordinadora Nacional de Radio (CNR)
Fotografía © Carlos Aguilera/ www.flickr.com
Lima, viernes 02 de diciembre de 2010

Impactos: 226

Total Page Visits: 401 - Today Page Visits: 1
Foto del avatar

Soy docente, estudié la carrera en la Pontificia Universidad Católica del Perú; una maestría en Política Educativa en la Universidad Alberto Hurtado (Chile); y una maestría en Educación con mención en Políticas Educativas y Gestión Pública en la Universidad Antonio Ruíz de Montoya (Perú). Hice también posgrados en Terapia Familiar Sistémica (IFASIL), en Periodismo Narrativo y Escritura Creativa en la Universidad Portátil (Buenos Aires). Soy actualmente profesor principal en el Innova Teaching School (ITS) y Director de la revista virtual Educacción. Soy coautor de tres libros de cuentos: «Nueve mujeres peligrosas y un hombre valiente», «Relatos valientes de mentes peligrosas» y «Veintitrés mundos: Antología valiente de relatos peligrosos». He publicado recientemente el libro de cuentos «Amapolas en el jardín» (2022).

3 Comments

  • Candelaria Ríos

    Conozco el experimento, pero siempre pensé que de replicarse aquí lo que pasaría es que mientras en el barrio marginal canivalizan el carro, en el pituco se lo levantan en peso, claro dependiendo de la marca del auto y su valorización en Paruro. Dicho de otro modo, yo insisto en generar nuestra propia teoría, explicación y metodología de afronte a nuestra problemática peruana para fenómenos psico-sociales. El acoso escolar (buyilling para los guachafos) en el Perú se interrelaciona con factores como el racismo, el clasismo, la cultura del palo encebado y sentirse mejor a partir de hacer peor al otro, la debil ciudadanía, el autoritarismo que no deja lugar a la autoridad democrática y lacultura de impunidad en nuestra sociedad.

  • LUDOTECAS SOLIDARIAS

    Me gustó la metáfora para abordar el asunto de que es necesario en nuestro país abordar los problemas de manera más fronta….somos mucho de dejar para despues o evadir….no enfretamos las cosas, no tomamos las cosas por los cuernos y luego las bomabas explotan en la cara de los más debiles sobretodo e incluso en la del agresor….todos perjudicados…muy bueno el articulo.
    Giselle Silva

  • Foto del avatar

    luisguerrero

    Candy, tu tienes razón, se que la teoría de las ventanas rotas ha tenido críticas desde varios lados, porque posteriores experimentos similares con algunas variantes han demostrado, en efecto, que hay otras variables en juego en los comportamientos sociales (como las que tu recuerdas) y no se puede establecer una única relación causal; pero en el plano de las relaciones interpersonales es absolutamente válida, es como se dice en la psicoterapia un tema de fronteras. Los problemas que no se afrontan a tiempo, van arrastrando secuelas que lo pueden convertir en algo más grande e inmanejable, con consecuencias complicadas para todos como dice Giselle, o para el que lleva la parte más débil de la soga. En el colegio se transgreden las fronteras más elementales del respeto a los niños una y otra vez, hasta convertir esa invasión -que es una agresión- en un hecho normal, y su eventual rechazo en una conducta censurable. Gracias por dejar comentarios 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *